Monthly archive

Marzo 2015

¿Follamos?

in Don Sarcasmo por

Yo no sé que pasa que todavía existe ese tabú hacia la palabra “follar”.

Qué manera más estúpida de marginar a una palabra tan bonita. No te hagas líos, estás aquí porque dos personas decidieron follar. Vale, eres un romántico y quieres llamarlo amor, llámalo am… ¡Follar!

Mira, el amor está bien pero lo que te ha traído a la vida ha sido el sexo. A no ser que seas un experimento de laboratorio de esos que se cocinan con guantes blancos y cámaras de frío. Nada en contra, no me malinterpretes.

Y es que no tiene nada malo pensar en follar o, salir para follar o, follar, sin más.

A mí lo que me jode es levantarme a las 6 de la mañana cada día para ir a trabajar y aguantar a un jefe que odio, que es un retrasado mental y que seguramente no folla y por eso me toca aguantar su mal humor día tras día. ¡Lo veis! Todo se retroalimenta. Ese mismo hombre bien follado sería otra persona. Con suerte hasta te daría los buenos días cuando te lo cruzas al llegar al trabajo. Vale, seguramente no te pague el sueldo que te mereces ni las 4 horas extras que haces cada día por la cara pero eso te pasa por vivir en España donde, por lo visto, ninguno de los que está por encima de ti en el organigrama de tu empresa folla lo suficiente. ¿Tú quieres ser jefe de algo? ¡Deja de follar! Entonces te convertirás en un ser amargado y ruin perfecto para destrozarle la existencia a los demás. Seguir Leyendo

The rose

in In English por

The little kid was playing in the garden while his parents were finishing to move in the new house. He had that adventuresome spirit that all kids have, that feeling of freedom and that positive attitude of discovering a new place. His parents never had a house before with a yard and they never lived far away from the city. He was so excited to play outdoors. Quickly, that garden became his favourite place of the house. A fence enclosed the garden with a little door and it would open making a strange noise. He loved to open and close the door (kids have fun with anything) and, from there, to contamplate a mysterious road.

“—Where will this road end? —he asked himself.”

His mom already warned him several times not to leave the garden. But the curiosity of a kid is much bigger than any adult can imagine. Seguir Leyendo

El rencor, el odio y Peter Pan

in Reflexiones por

Hoy me gustaría contar una historia. Una historia en la que uno experimenta cómo se canalizan ciertas emociones. Al fin y al cabo, el tener una vida repleta de felicidad o de tristeza depende más de uno mismo de lo que nos pensamos. Soy un fan de “recogemos lo que cosechamos” y no es casualidad que, en tu vida, estés rodeado de amor o de rabia, de celos o sinceridad, del cariño o la soledad… y, así, innumerables comparaciones y situaciones.

Pasa el tiempo y pasa la vida. En ella entran y salen muchas personas. A veces te comportas de forma correcta y otras no. A veces te hacen daño y otras lo haces tú. Quieres evolucionar y aprender, porque no eres perfecto y poco a poco intentas hacer las cosas mejor. No para alcanzar la perfección, que es imposible, más bien porque te das cuenta que cuanto mejor actúes con los demás mejor van a ser los frutos que recojas y más saludable va a ser tu vida. Hay un sentimiento interior de bienestar y una satisfacción enorme por pensar y saber que estás haciendo las cosas bien. Si en tu forma de vida predomina la sinceridad, el cariño o el amor hacia los otros la vida es mucho más sencilla y plena y lo que te espera son más momentos de felicidad. Seguir Leyendo

El barrio donde vivo, el Cabañal

in Reflexiones por

El otro día, una amiga extranjera me preguntaba un poco sorprendida “Pablo, ¿qué es lo que está pasando en tú barrio?

Básicamente lo que pasa es que mi ciudad está dirigida por unos políticos de derechas, mucha gente sabe que son de ultraderecha, fascistas disfrazados en un partido que pretende disimular y arrimarse al centro pero con claros tintes, acciones, medidas y decisiones extremas que perfectamente firmaría el mismísimo Franco.

Ahora, para encubrir y enmascarar todas esas acciones, estos políticos de muy poco talante intentan desviar las miradas del ciudadano, y gustosamente se dedican a derribar un barrio, el barrio donde vivo, el barrio donde me he criado, el barrio del Cabanyal. Barrio tradicionalmente de pescadores con cierta carisma y especial por su historia y simbología. Seguir Leyendo

Dar la patada primero

in Don Sarcasmo por

A veces me pregunto cuando se conoce una persona y se empieza intimar con ella ¿Dónde me lleva esto?

Lo digo porque muchas veces conozco a alguien y sé de antemano que no voy a llegar a ninguna parte.., pero si ese alguien termina por aburrirse de mí y me “pega la patada” (antes de que se la pegue yo) acaba por crearme una dependencia a ella.

Es por eso que considero que antes de que me peguen la patada con las típicas frases de “jo eres súper simpático, me caes “to” bien pero es que no quiero que esto vaya a más, es que… no sé…” es mejor pegarla uno mismo. Con los efectos secundarios que conlleva jeje. Seguir Leyendo

Pantalones imperfectos

in Cuentos por

La primera sensación al verlos fue de alegría sabiendo que iban a encajar perfectamente en mí.

Era justamente lo que necesitaba para mis mejores galas. Presumir de curvas y de buen gusto. A todos nos gusta presumir de algo.

Me imaginé a la gente observándome pasear con ellos, caminando sonriente, a cámara lenta y con orgullo.

La primera impresión me cautivó. De tacto suave, supieron encandilarme con todos esos buenos atributos. A simple vista todo era genial. Nada que reprochar. Todo eran ventajas. Perfectas sus medidas. Ni demasiado largos ni demasiado cortos. Ni anchos ni estrechos. Estábamos hechos el uno para el otro. Seguir Leyendo

El día y la noche

in Cuentos por

Todos los amaneceres parecían ser importantes. Cada uno de ellos era el comienzo de un nuevo día.

El Día, madrugador como siempre, se levantaba cada mañana con alegría y optimismo para dar lo mejor de sí mismo. Hacía de ello su manera de vivir y, con su energía matutina, buscaba disfrutar cada momento que sucedía a su despertar.

Los días podían ser mejores o peores pero él siempre respondía a todo con su sonrisa. De esta manera, siempre recibía algo positivo y, por pequeñito que fuera, se sentía recompensado y agradecido.

La Noche, en cambio, se sentía tranquila justo cuando terminaban los atardeceres. Encontraba ahí su momento, su tranquilidad y su calma. Pensaba en esa manera de ser que tenía El Día y en esa forma de tomarse la vida que, en el fondo, era muy parecida a como se lo tomaba ella y, aunque no podían coincidir, sus vidas estaban llenas de similitudes. Seguir Leyendo

Dulce inocencia

in Cuentos por

Parecías muy contenta Dulce Inocencia.

La verdad es que la alegría está en uno mismo. Incluso en momentos de incertidumbre o desconcierto queda algo en tu interior enérgico y alegre. Puede que se oculte en un rinconcito dentro de ti. A veces sientes que tu alegría se esfuma pero, por suerte, esa alegría está en ti. Has dejado de sonreír por unos momentos, quizás se alargue unos días. Eso terminará pronto. Es el puro trámite que tienes que pasar hasta que de nuevo tus mejillas se sonrojen y vuelva en ti una sonrisa. Esa sonrisa especial. Te aferras a esa idea sin importar como actúen los demás, tan inocente como sólo tú, Dulce Inocencia eres. Cuestión de tiempo.

Pensaste en la sensación de tener algo brillante en tus manos, dorado, que crees que tiene mucho valor. Pero, como bien sabes, no todo lo que reluce es oro.

Quizás sientas rabia y dolor. “¿cómo me ha podido pasar esto a mí?” te preguntas. No importa. No quiero que cambies. Te quiero dulce e inocente, porque es así como te llamas. Una pequeña decepción te puede hacer más fuerte. Levántate y mira al frente. No sientas odio. Seguir Leyendo

The cricket that sings

in In English por

I want to talk this week about the cricket that sings. His name is Santiago, like the character in “The alchemist”.

I found Santiago one night in the bathroom of my home. I needed to pee and I went quickly to urinate. I couldn’t see anything. I was only thinking to pee. The first second… you can imagine the sensation when you are full… mmmmm so good!

But, after 2 seconds, I felt strange. Something was different. It was Santiago on the floor, singing, looking at me. I thought Santiago was a cockroach. -What the hell!!! What are you doing here!!!???. I asked him waiting for an answer and moving my body from fear. But he was more afraid than me and started to run to a safe place. Them, I couldn’t hear Santiago. It was silent in the bathroom. I cleaned my hands. There was only the sound of the water. I stayed quiet for one minute. Santiago was patient, in calm. After a while, he started to sing again. So clear. It is strange but Santiago was lost in a bathroom, maybe so far away from his home. Anything else. Only the bad smell and the cold of the white room. How did he arrive to that place? This could be like a big adventure for a human. Seguir Leyendo

Go to Top