Monthly archive

Diciembre 2015

El patio de mi casa

in Don Sarcasmo por

Me estaba acordando de esa canción de cuando era pequeño que decía:

El patio de mi casa
es particular
cuando llueve se moja
como los demás…”

Si es que mi infancia ya empezó hablando de patios.

el patio

La canción sigue así (y te dejo que la cantes en voz alta para que rememores y recuerdes que una vez fuiste un ser diminuto y no el carcamal que lee un blog de mala muerte como el mío):

“Agáchate,
y vuélvete a agachar,
que los agachaditos
no saben bailar.
Hache, I jota, ka
ele, elle, eme, a,
que si tú no me quieres
otro amante me querrá.

Hache, I jota, ka
ele, elle, eme, o,
que si tú no me quieres
otro amante tendré yo.

Chocolate, molinillo
corre corre, que te pillo
A estirar, a estirar
que el demonio va a pasar”

Seguir Leyendo

Mis amigos los monos

in Reflexiones por

Qué lejos quedan aquellos tiempos en los que los humanos eran animales de verdad y qué pena da ver en la especie en la que nos hemos convertido ahora. Aquellos tiempos en los que éramos peludos y en los que no articulábamos palabra alguna. Porque, seamos sinceros, algunos humanos que tienen la capacidad de hablar y comunicarse bien sabemos que no lo merecen.

evol1

Somos la gran mentira de la evolución de la naturaleza.

Sí, tengo complejo de mono y maldigo el momento en el que el primer Australopithecus se irguió sobre sus dos piernas prosperando en las sabanas arboladas de África aunque, éstos, no tienen culpa de nada.

Seguir Leyendo

Leño – Cucarachas

in Mi Música por

Hoy empiezo una sección nueva en mi blog en donde le escribo a la música. Porque la música es vida y energía y en mi blog intento, muchas veces sin conseguirlo, que las palabras te despierten igual que lo hace esa canción que tanto te gusta y te engancha. Ya lo decía Friedrich Nietzsche: Sin la música la vida sería un error.

Por cercanía familiar y, a modo de tributo hacia mi tío Ramiro, he decido empezar con una canción que, aunque ya tiene sus años, debería sonar cada mañana en la melodía de los despertadores de nuestras casas para recordarnos que no estamos solos.

Seguir Leyendo

Go to Top