Breve carta de amor

in Cuentos/Reflexiones por

Me gustaría que pudieras leer esta carta y sonrieras…

Decirte en persona que te quiero y que te echo de menos.

Darte las gracias por todo lo que hiciste y sigues haciendo por mí.

Fuiste esa rosa que un día se marchitó, sin decir adiós. Pero volviste, para quedarte para siempre, floreciendo mágicamente en mi interior sin que me diera cuenta.

Me hiciste creer en la magia, en esas cosas que no se ven pero se sienten. La manera en que tus recuerdos hacen que se me erice la piel, se me acelere el corazón o se me humedezcan los ojos sólo puede ser magia.

Me gustaría que pudieras leer esta carta y sonrieras…

Decirte que no se me encoje el corazón mientras te escribo aunque te mentiría si te dijera que esto no va a ocurrir.

Verte de nuevo sonreír sería lo más bonito que me podría pasar.

Poder abrazarte y decirte todo lo que nunca te dije o, quizás, sólo abrazarte y dejar que el silencio hiciera el resto.

Porque en el silencio es donde más fácil te encuentro aunque ahí nunca sé cómo reaccionar.

Me gustaría que pudieras leer esta carta y sonrieras…

Te sigo echando de menos. Es mucho tiempo sin verte aunque para mí es como si te hubiera visto ayer.

Quiero pensar que no te has ido, en realidad, nunca lo hiciste.

Aún me queda soñarte y vivirte porque en los sueños es donde me hablas, donde reímos, donde nos enfadamos, donde todo vuelve a ser real y verdadero… hasta que me despierto.

En realidad eres tú quien me escribe. Yo soy sólo quien une las palabras.

Me gustaría que pudieras leer esta carta y sonrieras…

Porque cuando sonríes yo también lo hago. Y cuando lo hago me siento vivo y feliz que es como tú me quieres.

Y así es como yo te recuerdo porque tus recuerdos quiero que sean alegres y llenos de vida.

Pensaba en lanzar mi carta al cielo con la esperanza de que el viento se la llevará hasta poder dar contigo. Pero esta carta nació en mi pecho y es muy posible que ahí se quede porque ahí es donde estás.

Que sepas que hace ya tiempo que no te lloro, más bien te adoro. Porque me has dado la capacidad de amar, de sentir y de vivir como nunca antes lo había hecho.

Gracias por este regalo, gracias por hacerme crecer. Gracias por convertirte en eterno. Gracias Rodrigo.

Me gustaría que pudieras leer esta carta y sonrieras…

Breve carta de amor para mi hermano Rodrigo, uno de los motores de mi vida, fuente de amor, inspiración y motivación para mí. D.E.P.

Deja un comentario

Último de Cuentos

El puente

Y allí, al fondo, se iban acumulando todas las almas en forma

Si supieras…

Si supieras lo que te echo de menos cada vez que te

El grillo que canta

Nota: Historia extraía de mi diario, escrita originalmente en inglés durante mi
Go to Top
A %d blogueros les gusta esto: