Category archive

Cuentos

El puente

in Cuentos por

Y allí, al fondo, se iban acumulando todas las almas en forma de luz blanca amarillenta.

Todas tenían que hacer la misma cola para pasar por aquel puente. Ninguna conocía la existencia de esta plataforma porque, desde muy pequeñas, a cada una de esas almas les había contado un cuento diferente sobre lo que pasaría cuando llegara este momento. Unas creían en la idea de subir al cielo, otras en la idea de caer al infierno, muchas no creían en nada.

La realidad era otra.

De forma instintiva hacían la cola de manera sepulcral y siempre en la misma dirección. Nadie les decía por dónde tenían que ir y, sin embargo, todas obedecían al mismo patrón de seguir unas a las otras.

Entonces, se paraban en seco cuando llegaban al puente. Se paraban porque no sabían qué les esperaba y ese puente, de aspecto mitológico, infundía respeto. Delante de ellas se asomaban los primeros peldaños. A unos metros de distancia el puente desaparecía y se perdía en el infinito.

El puente tenía un aspecto muy antiguo. Estaba hecho de madera que parecía carcomida y las barandillas eran unas cuerdas enredadas a modo de trenzas con su única finalidad de evitar que las almas se salieran por los costados. Muchos de los peldaños estaban rotos y otros ni tan solo parecían haber existido. Seguir Leyendo

Si supieras…

in Cuentos por

Si supieras lo que te echo de menos cada vez que te vas. Cada vez que me dejas solo. Cada vez que decides separarte de mí sin saber cuándo vuelves.

Los segundos son minutos, los minutos son horas y las horas son momentos eternos de espera. Momentos que en tu mundo pasan mucho más fugazmente pero que en el mío nunca terminan.

Sólo tengo ganas de que vuelvas. Quiero saltar, quiero bailar, quiero que mi alegría se desborde cuando siento que me abrazas y acaricias mi pelo. Quiero sentir tus manos en mi piel y quiero que el mundo se pare en ese momento donde sólo existimos tú y yo. Quiero que me digas lo bonito que soy y quiero que me digas lo mucho que me quieres. Quiero que juguemos y quiero pasear contigo y mostrarte que te soy leal y que mi amor por ti es incondicional.

Seguir Leyendo

El creador de caminos

in Cuentos por

Era la tercera noche seguida en la que había llegado a ese camino misterioso. Aceitunita, así es como le llamaban de forma cariñosa, no sabía muy bien cómo había llegado hasta allí pero esta vez estaba convencida que podría avanzar por ese camino, ya que en las dos noches anteriores no lo había conseguido y apenas recordaba como había salido de allí.

Lo que verdaderamente le sorprendía de estas tres noches es que eran diurnas. El Sol iluminaba el momento con su luz y su energía.

—¿Dónde me encuentro? ¿Por qué sigo aquí y por qué hay tanta luz? —murmuró con ciertas dudas. Seguir Leyendo

Breve carta de amor

in Cuentos/Reflexiones por

Me gustaría que pudieras leer esta carta y sonrieras…

Decirte en persona que te quiero y que te echo de menos.

Darte las gracias por todo lo que hiciste y sigues haciendo por mí.

Fuiste esa rosa que un día se marchitó, sin decir adiós. Pero volviste, para quedarte para siempre, floreciendo mágicamente en mi interior sin que me diera cuenta. Seguir Leyendo

El grillo que canta

in Cuentos por

Nota: Historia extraía de mi diario, escrita originalmente en inglés durante mi estancia en Santa Mónica.

 

EL GRILLO QUE CANTA.

Encontré a Santiago una noche en el baño de mi casa. No podía aguantar más y fui rápido a mear. Puedes imaginar esa sensación cuando estás a punto de explotar y sueltas el primer chorrito…

— mmmmm ¡Qué gusto!

Pero, después de dos segundos, sentí que algo o alguien me vigilaba. Y ahí estaba Santiago, en el suelo, mirándome y cantando.

En un primer momento pensé que era una cucaracha. Seguir Leyendo

El chico y la montaña

in Cuentos por

Había sido un verano caluroso, lleno de emociones, Sol y playa.

Desde la costa, el chico divisaba, al fondo, una montaña en el horizonte, a espaldas de la ciudad. La montaña y la ciudad competían por ganarse las miradas del joven, quien reconocía su amor por la urbe y, también, el poder de atracción que generaba en él dicho macizo.

Esa atracción despertó la curiosidad del muchacho para saber más sobre la cordillera. No era suficiente el observarla desde la distancia. A pesar de su miedo a las alturas, a lo desconocido o a investigar en un lugar donde no sabía si quería llegar, tenía la necesidad imperiosa de adentrarse en ella.

Decidió, aún con todas esas dudas, realizar una excursión a sus valles. Seguir Leyendo

Ella, el hada madrina

in Cuentos por

—Mami, voy afuera al porche a jugar con Chicho. —dijo Anisa mientras acariciaba a su perrito que sostenía en brazos.

—Está bien cielo, pero no tardes mucho, dentro de poco anochecerá y la cena estará lista pronto. Cuando papá termine de ducharse cenaremos. —contestó su madre mientras caminaba hacia la cocina.

Anisa era una niña de 6 años risueña y feliz. Sus ojos eran grandes y brillantes, de color miel. Le gustaba mucho jugar con su perro Chicho, un perro salchicha de color marrón que apareció un día misteriosamente en la casita del lago donde veraneaba. Desde el primer día Anisa y Chicho conectaron. Iban juntos a todas partes. Jugaban, corrían y cazaban insectos. Chicho era toda un experto encontrando lombrices, grillos y saltamontes que Anisa recogía, con un cazamariposas o con las manos, para luego guardarlos en una cabaña donde los cuidaban y les daban de comer hasta que, felizmente, les dejaban marchar. Seguir Leyendo

La Rosa

in Cuentos por

El pequeño estaba jugando en el jardín de la casa mientras sus padres terminaban de hacer la mudanza. Tenía ese espíritu aventurero que todos los niños tienen. Ese sentimiento de libertad y esas ganas por descubrir un nuevo lugar. Sus padres nunca habían tenido una casa con jardín y nunca habían vivido alejados de la ciudad. Se sentía totalmente ilusionado por tener un lugar donde jugar al aire libre. Rápidamente, este jardín se convirtió en su lugar favorito de la casa. La valla que rodeaba el jardín tenía una puerta que se abría haciendo un ruido extraño. Le encantaba abrirla y cerrarla (los niños se divierten con cualquier cosa) y, desde allí, contemplar un camino misterioso que en esa puerta empezaba.

“—¿dónde terminará este camino? —se preguntaba.”

Su madre ya le había advertido varias veces que nunca se alejara del jardín. Pero la curiosidad de un niño es mucho más grande de lo que un adulto pueda imaginar. Seguir Leyendo

Me enamoré de los jueves

in Cuentos por

Todo empezó un jueves, no podía ser otro día. El día de la semana con el que decidiste llamarte. El día en el que habías decidido citarnos y acordarnos de ti. El día en el que habías decidido que nos olvidásemos de todo para relajarnos, leerte y emborracharnos de tus palabras. El día en el que se alargan los cafés.

Durante unos minutos, los minutos en los que te leo, el mundo se detiene. Porque me gusta entrar en tu cabecita y saber que no soy el único que persigue sueños y que desea atraparlos. Hablas de la vida, del amor y de las amistades. De las anécdotas pasadas y de lo que está por venir. Siento la ilusión y la pasión con la que las yemas de tus dedos acarician cada letra de tu teclado. Seguir Leyendo

Pantalones imperfectos

in Cuentos por

La primera sensación al verlos fue de alegría sabiendo que iban a encajar perfectamente en mí.

Era justamente lo que necesitaba para mis mejores galas. Presumir de curvas y de buen gusto. A todos nos gusta presumir de algo.

Me imaginé a la gente observándome pasear con ellos, caminando sonriente, a cámara lenta y con orgullo.

La primera impresión me cautivó. De tacto suave, supieron encandilarme con todos esos buenos atributos. A simple vista todo era genial. Nada que reprochar. Todo eran ventajas. Perfectas sus medidas. Ni demasiado largos ni demasiado cortos. Ni anchos ni estrechos. Estábamos hechos el uno para el otro. Seguir Leyendo

Go to Top