Category archive

Don Sarcasmo - page 2

El patio de mi casa

in Don Sarcasmo por

Me estaba acordando de esa canción de cuando era pequeño que decía:

El patio de mi casa
es particular
cuando llueve se moja
como los demás…”

Si es que mi infancia ya empezó hablando de patios.

el patio

La canción sigue así (y te dejo que la cantes en voz alta para que rememores y recuerdes que una vez fuiste un ser diminuto y no el carcamal que lee un blog de mala muerte como el mío):

“Agáchate,
y vuélvete a agachar,
que los agachaditos
no saben bailar.
Hache, I jota, ka
ele, elle, eme, a,
que si tú no me quieres
otro amante me querrá.

Hache, I jota, ka
ele, elle, eme, o,
que si tú no me quieres
otro amante tendré yo.

Chocolate, molinillo
corre corre, que te pillo
A estirar, a estirar
que el demonio va a pasar”

Seguir Leyendo

¿Follamos?

in Don Sarcasmo por

Yo no sé que pasa que todavía existe ese tabú hacia la palabra “follar”.

Qué manera más estúpida de marginar a una palabra tan bonita. No te hagas líos, estás aquí porque dos personas decidieron follar. Vale, eres un romántico y quieres llamarlo amor, llámalo am… ¡Follar!

Mira, el amor está bien pero lo que te ha traído a la vida ha sido el sexo. A no ser que seas un experimento de laboratorio de esos que se cocinan con guantes blancos y cámaras de frío. Nada en contra, no me malinterpretes.

Y es que no tiene nada malo pensar en follar o, salir para follar o, follar, sin más.

A mí lo que me jode es levantarme a las 6 de la mañana cada día para ir a trabajar y aguantar a un jefe que odio, que es un retrasado mental y que seguramente no folla y por eso me toca aguantar su mal humor día tras día. ¡Lo veis! Todo se retroalimenta. Ese mismo hombre bien follado sería otra persona. Con suerte hasta te daría los buenos días cuando te lo cruzas al llegar al trabajo. Vale, seguramente no te pague el sueldo que te mereces ni las 4 horas extras que haces cada día por la cara pero eso te pasa por vivir en España donde, por lo visto, ninguno de los que está por encima de ti en el organigrama de tu empresa folla lo suficiente. ¿Tú quieres ser jefe de algo? ¡Deja de follar! Entonces te convertirás en un ser amargado y ruin perfecto para destrozarle la existencia a los demás. Seguir Leyendo

Dar la patada primero

in Don Sarcasmo por

A veces me pregunto cuando se conoce una persona y se empieza intimar con ella ¿Dónde me lleva esto?

Lo digo porque muchas veces conozco a alguien y sé de antemano que no voy a llegar a ninguna parte.., pero si ese alguien termina por aburrirse de mí y me “pega la patada” (antes de que se la pegue yo) acaba por crearme una dependencia a ella.

Es por eso que considero que antes de que me peguen la patada con las típicas frases de “jo eres súper simpático, me caes “to” bien pero es que no quiero que esto vaya a más, es que… no sé…” es mejor pegarla uno mismo. Con los efectos secundarios que conlleva jeje. Seguir Leyendo

No pasar la ITV

in Don Sarcasmo por

Hoy os voy a hablar de… NO pasar la ITV, Inspección Técnica de Vehículos para los que odiáis las siglas… Os digo “hoy” como si os hubiera visto antes o si os hubiera soltado otras charlas ayer con la confianza de sentirme cercano a vosotros porque sé que es un tema que puede que os interese o, puede, que hayáis vivido en algún momento.

Todos estaréis pensando en lo que es llevar vuestro coche, vuestra moto… a la ITV. Ese momento tedioso y odioso que supone levantarse una mañana para perder, tranquilamente, un puñado de horas con la esperanza de, si eres afortunado, pasar dicho control a la primera, pagar y sentirte robado.

Pero de este tipo de ITV’s no es de las que os quiero hablar. Más bien os quiero comentar algunas experiencias que se tienen con chicas, sí, sí, mujeres, que NO pasaban la ITV. Seguir Leyendo

El buen tiempo y las cebolletas

in Don Sarcasmo por

Bueno, ya llega el buen tiempo, el solecito, las niñas en tirantes y, con ello, las noches de travesura.

¡Qué bonita es la primavera! A no ser que seas un jodido alérgico (y te pasas todas las tardes estornudando) o un miedica (esquivando las posibles picaduras de abejas).

¡Aaaaaa-migo! No vayas a pensar que esos son los únicos problemas de la estación que la sangre altera. Sí, sí, sí. Hay un problema más gordo a todo el buen rollo que me entra por esta época… y es ¡la morcilla! Sí, mi cebolleta.

Y es que mi cebolleta es sensible a cualquier mujer que se precie, bueno, también a la que no se precie (porque no está bien eso de marginar o excluir mujeres). Seguir Leyendo

Go to Top