El grillo que canta

in Cuentos por

Nota: Historia extraía de mi diario, escrita originalmente en inglés durante mi estancia en Santa Mónica.

 

EL GRILLO QUE CANTA.

Encontré a Santiago una noche en el baño de mi casa. No podía aguantar más y fui rápido a mear. Puedes imaginar esa sensación cuando estás a punto de explotar y sueltas el primer chorrito…

— mmmmm ¡Qué gusto!

Pero, después de dos segundos, sentí que algo o alguien me vigilaba. Y ahí estaba Santiago, en el suelo, mirándome y cantando.

En un primer momento pensé que era una cucaracha.

—¡Dios, qué asco! ¿¿¿Qué estás haciendo aquí??? —le pregunté al insecto moviéndome como un loco por el susto.

El grillo estaba más asustado que yo y corrió a un lugar seguro camuflándose por donde pudo. Entonces, dejé de escucharle. Silencio en el baño. Fui a limpiarme las manos. Sólo se oía el sonido del agua al correr. Permanecí inmóvil durante un minuto. Santiago estaba tranquilo, en calma. Después de un rato, empezó a cantar de nuevo. Con claridad.

Es extraño pero Santiago estaba sólo en el baño, quizás lejos de su casa. Sólo con el mal olor y el frío y humedad de ese baño. Nada más.

—¿Cómo ha llegado hasta aquí? —Me pregunté.

Si conoces la historia de “El alquimista” entenderás cuál es la “Leyenda Personal” de cada personaje. Tal vez la “Leyenda Personal” de Santiago (el grillo) fuera encontrar una “grilla” en cualquier lugar, cantando una maravillosa y romántica canción…

Al días siguiente fui al baño, esperando una buena canción. Pero el rey del rock no estaba allí. Eso me entristeció.

—¡El baño no será lo mismo sin él!

Lo eché de menos… corriendo, cantando y asustándome. Estaba preocupado por él. Tal vez no comió nada y usó todo su aliento para cantar, para cumplir su “Leyenda Personal” y encontrar a una “grilla”. Es una buena razón por la que morir. Buscando tu “Leyenda Personal”.

Después de ese momento triste fui a la cocina y entonces… ¡Escuché a Santiago cantando de nuevo! No podía creerlo. Estaba detrás de la nevera. Cantando. Feliz. Posiblemente pensando en encontrar a una “grilla” bonita.

—Eres uno de los grillos más valientes que nunca he visto. —me alegré por Santiago.

Aunque yo no tenía ni idea de grillos pensé que en la cocina podría comer algo y quedarse una temporada. Siempre sería mejor que quedarse en el baño.

Cené tranquilamente en la cocina y escuché a Santiago todo el tiempo “cantándole” a su grilla.

El tercer día fue diferente. Fui a la cocina de nuevo pero todo estaba en silencio y tranquilo. Esperé un par de minutos. Santiago no cantó. Se había marchado. Puede que encontrara, finalmente, su “Leyenda Personal, fuera de la casa, en otra parte, en el jardín…

Santiago me hizo pensar sobre mi “Leyenda Personal”. Si un grillo puede sobrevivir en esas condiciones, solo, cantando, yéndose a nuevos lugares sin saber su futuro… ¿Por qué las personas nos preocupamos por tantas tonterías?

Soy como Santiago. Quiero encontrar “Mi Leyenda” personal.

1 Comment

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: SECCIÓN: LA MAGIA Nota: Historia extraía de mi diario, escrita originalmente en inglés durante mi estancia en Santa Mónica.   EL GRILLO QUE CANTA. Encontré a Santiago una noche en el baño de mi casa. No podía aguantar más y f..…

Deja un comentario

Último de Cuentos

El puente

Y allí, al fondo, se iban acumulando todas las almas en forma

Si supieras…

Si supieras lo que te echo de menos cada vez que te

Breve carta de amor

Me gustaría que pudieras leer esta carta y sonrieras… Decirte en persona
Go to Top
A %d blogueros les gusta esto: