Hasta el coño

in Reflexiones por

Deja que te cuente que ya han pasado unos cuantos días de El día de la mujer y he llegado a la conclusión que estoy, o estamos, hasta el coño. Sí, mi pene y mis testículos se han empequeñecido, gracias al esfuerzo de tantas mujeres (y algunos hombres) y, de forma retráctil, se han escondido entre mis piernas dejando mi machombría camuflada y cohibida para solidarizarse con el sexo opuesto. Eso sí, sintiendo un gran orgullo por la lucha infatigable que las mujeres de nuestra sociedad (me refiero a las  mujeres de verdad) realizan.

Tiene gracia, a estas alturas El día de la mujer debería de ser una fiesta. Debería de ser un desfile para celebrar toda esa lucha continua de tantos siglos (¡Qué digo siglos, milenios!) en contra de las desigualdades y patriarcado. Señoras y señores, estamos en el siglo 21.

Lejos de lo soñado, en España seguimos igual o incluso peor, estamos como el culo. El debate siempre está encima de la mesa. Ves y lees comentarios de la gente en las redes sociales y parece que cada semana tenemos algo en lo que no nos tengamos que poner de acuerdo. El colmo es ver estas nuevas vertientes derechistas, fascistas y retrógradas que arremeten contra las feministas poniendo a estas en el mismo saco que las feministas radicales o feminazis

Tengo la sensación que la palabra feminismo se ha deteriorado con el paso del tiempo y hay muchas personas que no la entienden del todo por contraponerla a la palabra machismo. Esas ganas de que el término feminismo promueva la igualdad no acaba de gustar y, como dicen muchos, para eso ya tenemos la palabra igualdad. De esto se aprovecha mucho la derecha como ha quedado demostrado estas últimas semanas. Al final, los que promueven la igualdad o el feminismo no son los vocablos, somos las personas.

El uso de estas palabras en una parte de la sociedad ignorante y violenta es tremendamente peligroso.

Sinceramente, viendo todos estos vídeos de Vox (buuuajjsss perdón, es escribir esta palabra y vomitar) y todas estas ideas faltando el honor a la verdad hacen que me entren ganas de vomitar 3 o 4 veces seguidas. Ver el vídeo de esa monstruosidad de persona de ese partido, una tal Banana Cerril (su identidad real es Yobana Carril) hablar de los derechos de la mujer con un cinismo tan extremo es lamentable. No sé si os ha llegado el vídeo, pero en él, esta elemento se atreve a decir que si las feministas han llegado tarde, que si no las representan, que si ya gozamos de igualdad… todo esto con una cara de víbora muy cínica. Vamos a ver Banana Cerril, si los hombres no tenemos el día del hombre será por algo. Hemos estado mirando el mundo desde la cima de la montaña apuntando con nuestros penes hacia abajo meando y tirando mierda desde arriba a todos los que intentaban escalarla superándose día tras día y luchando contra las injusticias. Así que, Banana Cerril, bienvenido sea El día de la mujer.

No hace falta saber mucho de expresión corporal para entender que una persona que habla con esos gestos y que usa ese tono de voz no es más que la representación deshumana de la mentira, el odio y el despropósito. Una enferma.

No hay peor enemigo que el que vive en casa. Y eso estarán pensando las mujeres sensatas que ven como otras tantísimas mujeres y víboras creen que ya está todo hecho y que la igualdad llegó hace tiempo. ¡Empaticen señoras, empaticen! Que vosotras no hayáis sentido la desigualdad y crueldad del machismo (cosa que me cuesta creer y clarísimamente promovéis) no quiere decir que el resto de las mujeres o minorías no lo sientan a día de hoy.

Tampoco tiene sentido que yo nombre estas cosas porque las estadísticas están ahí para algo y, hoy en día, el que no se informa es porque no quiere o, peor aún, porque no le interesa. Al final, si hicieras caso a esta gentuza, podrías pensar que las mujeres gozan de más derechos y privilegios… buaaajjjsssss… Perdón, he vuelto a vomitar.

Toda esta basura electoral viene de esas fuerzas políticas que son las que más en contra están de la igualdad, ya no de género, sino general. Eliminemos la ley de violencia de género, total, es una forma sutil de decir que no existe. Recortemos en educación, política social, sanidad… Neguemos que un gran número de mujeres cobren mucho menos que los hombres en el mismo trabajo, por no hablar de las limitaciones en caso de que se queden embarazadas o tengan hijos o trabajos en los que nunca las seleccionan si están en periodo fértil… porque ya te culpabilizan antes de que lo tengas si es que lo tienes… Nos están diciendo que todas estas cosas son producto de nuestra imaginación, nos las estamos inventando… Buajjssss Otra vez…vómito.

Bueno, pues eso dicen estos partidos de derecha. Los mismos que siempre han votado en contra de todo lo nombrado, la ley del aborto… en fin, paremos. Súper feministas ¿Verdad?

Por fin, muchas mujeres se dan cuenta que esto del machismo no es cosa sólo de hombres. Como ha quedado reflejado estos días, el problema está muy enquistado y después de surgir esta oleada en contra del sentido común, movimiento ridículo (que en realidad no lo es porque es muy jodido y malicioso) promovido por la derecha se busca tergiversar la realidad, una vez más, y se quiere radicalizar cualquier opinión igualitaria.

Claro, como tenemos que respetar la opinión de todo el mundo… Pues no señores, no tenemos que respetar que estas personas discriminen a sus anchas. No se debe permitir que tengan la libertad de omitir la realidad y mentir en sus discursos. Porque tú pienses que esté bien robar no quiere decir que lo sea. Añade muchos otros conceptos como maltratar, hacer caso omiso a las desigualdades (a nivel social, laboral, de género, sexual…) más un sin fin de barbaridades. Ojos que no ven y corazón que no siente hacia la protección de  los que más lo necesitan. Así son. Deja que te cuente que tu indiferencia o tu apoyo a estas causas te hacen partícipe de todo este dolor que sufren las personas que, según tú, no lo padecen. Que puedan pensar así de forma consciente da miedo y si lo hacen sin serlo, si piensan que estás manifestaciones son innecesarias, también asusta porque con esa ignorancia, siendo una marioneta fácil de manipular, se continúan con la mayoría de los problemas relacionados con la discriminación que tan establecidos e instaurados están en nuestra sociedad.

Gracias feministas por acudir en masa y manifestaros en contra de todos estos problemas.

Gracias por decir ¡Basta!

Gracias por representarme. A mí sí me representáis.

 

Si quieres puedes compartir mi post en tus redes sociales, me haría muy feliz 🙂

Deja un comentario

Último de Reflexiones

El hombre moderno

Deja que te cuente que si Franco levantara la cabeza… bueno, mejor

Estándares

Deja que te cuente que cada mañana que tengo que ir a
Go to Top
A %d blogueros les gusta esto: