Hasta las cejas

in Don Sarcasmo por

Deja que te cuente que estoy hasta las cejas y no me refiero a que me haya puesto hasta el gorro bebiendo, comiendo o tomando alguna sustancia psicotrópica. Mis ganas.

Sí, lo tengo que admitir, estoy un poco superado por el tema “cejas”.

Si desde hace unos años nos acompaña la moda interminable de las barbas pulgosas en los hombres ahora la moda variopinta de las cejas femeninas cambia ligeramente su tendencia para ofrecernos la variante de cejas naturales o cejotas. Sí, ahora se llevan unas cejotas así más bien gordas y frondosas.

Y aquí es donde tengo un conflicto conmigo mismo sobre si esta moda me gusta o no. Bueno, no. No me gusta.

El caso es que siempre me ha gustado la naturalidad en ciertas cosas como por ejemplo que las mujeres no abusen del maquillaje, no se pinten los labios rojos como si aplicaran una capa de pintura en un coche accidentado o que no usen esas pestañas postizas a modo de abanicos que tanto se llevan en países anglosajones.

 Estaban las cejas súper depiladas, las cejas pintadas, las tatuadas… últimamente las cejas Instagram, así como pintadas en modo extremo, que lucen la mar de bien cuando le metes 5 filtros al selfie que te has echado. ¿No teníamos suficientes tipos de cejas? Por lo visto no.

Asumo que el hombre (y la mujer) del cromañón se extinguió ya hace unos cuantos años, más o menos unos cuarenta mil, y desde entonces, ha llovido mucho y las modas cambian. ¿Quién cojones decide estas modas? De verdad que lo quiero saber. ¿Quién es tan habilidoso e inteligente de un día hacer que las masas cambien de un extremo a otro tan fácilmente?

¿Dónde está tu personalidad?

Estoy hecho un lío, en serio, mi existencia ya no tiene sentido y ya no entiendo nada.

Hace poco vino un amigo, soltero, a visitarme aquí a Los Ángeles. No hay nada más interesante que “jugar a encuentros” en Tinder. Sí, bueno, así lo llamamos al rollito este de intentar tener un match en la aplicación del amor. Y… ¡qué vieron mis ojos! Centenares de mujeres con fotos perfectas enseñando sus mejores atributos para su deleite. Entonces, mi amigo, al que tampoco le hacen gracias este tipo de cejas me dijo:

– ¿Te has fijado cuántas tías tienen las cejas gordas y sin depilar?

Y, coño… ¡Cuánta razón tenía!

Al principio me pareció que la competencia entre las cejas Instagram y las cejas cejotas (no sé muy bien cómo denominarlas) estaba bastante igualada, pero creo que la balanza se inclinaba un poco más del lado de las últimas ¿Se está intentando reivindicar algo con esta tendencia? De verdad que ando bastante perdido y necesito que alguien me ponga al día. Seguirán sin gustarme, pero al menos lo entenderé. Y, en cierto modo me jode que algo que aboga por la naturalidad no me acabe de agradar, pero, oye, tampoco me gustan los pelos en el sobaco o un arbusto entre las piernas, qué quieres que le haga.

Cuestión de gustos, respetable, pero cuestión de gustos.

Lo mismo dentro de un año se llevará de moda el entrecejo a lo Frida Kahlo… aunque creo que seguirá sin gustarme.

En realidad, lo que me deja fuera de juego no son las cejotas en sí, la verdad que hay otros estilos y otras cosas que me disgustan más. Lo que más me extraña es el hecho del cambio que hacemos las personas sólo porque algo está de moda. La cantidad de veces que habré escuchado a gente (en este caso normalmente mujeres) criticar a esas otras chicas que no seguían ciertas modas y porque no se depilaban las cejas como un hilo de tela de araña recibían el linchamiento verbal. Y ya ni te cuento si lo que no se depilaban eran los sobacos o las parrusas arbustadas que nombraba antes.

No me puedo creer que todo el mundo se deje esas barbas (Post sobre barbas) o esas cejas y de verdad piensen que les queda fenomenal.

Amén..

Recuerda que si te gusta lo que lees es muy fácil compartirlo para que tus amigos lo disfruten también 😉

dejaquetecuente es un blog de lectura y entretenimiento, pásate y disfruta!

Deja un comentario

Último de Don Sarcasmo

Go to Top
A %d blogueros les gusta esto: