Mis amigos los monos

in Reflexiones por

Qué lejos quedan aquellos tiempos en los que los humanos eran animales de verdad y qué pena da ver en la especie en la que nos hemos convertido ahora. Aquellos tiempos en los que éramos peludos y en los que no articulábamos palabra alguna. Porque, seamos sinceros, algunos humanos que tienen la capacidad de hablar y comunicarse bien sabemos que no lo merecen.

evol1

Somos la gran mentira de la evolución de la naturaleza.

Sí, tengo complejo de mono y maldigo el momento en el que el primer Australopithecus se irguió sobre sus dos piernas prosperando en las sabanas arboladas de África aunque, éstos, no tienen culpa de nada.

También tengo complejo por querer vivir en armonía sin destruir a Mamá Tierra. Porque no hace falta talar los árboles como lo hacemos, ni convertir nuestros océanos en estercoleros de basura. Porque no hace falta asesinar a tantos animales sin sentido ni terminar con los recursos naturales con los que injustamente disfrutamos.

mamatierra

Del mal que infligimos a la propia raza humana mejor ni hablar y, ya resumiendo, no estaría mal que nos extinguiéramos.

Tengo que centrarme, ahora quiero hablaros de los monos y no tanto del impacto negativo que causamos al medio ambiente.

Siento rabia por ver el “exceso” de inteligencia con el que Mamá Tierra ha bendecido a ciertos seres humanos que no la merecen quienes, por supuesto, no saben utilizar su limitado coeficiente intelectual con fines más positivos.

Mamá Tierra es muy generosa y pura porque sólo entiende de vida. Por suerte la naturaleza es inteligente y, con el tiempo, pone a cada elemento en su lugar y, al igual que El Universo, funciona de manera, tan compleja como simple, enlazando todas sus ecuaciones para que su plan termine funcionando.

Hoy me he despertado leyendo un “tweet” en el que a una de mis amigas se le llama “chimpancé” por el simple hecho de ser NEGRA.

El hombre pálido ha hablado, amén.

Es, tan solo, uno de los tantos episodios racistas que una persona puede sufrir a lo largo de su vida por pertenecer a una cultura, país, etnia (o lo que sea) diferente.

Qué manía tenemos de relacionar a nuestros hermanos los monos con los humanos. Estamos a años luz de ellos. No respetamos la vida. No respetamos la naturaleza. No nos respetamos a nosotros mismos. Jugamos a ser Dios y crear y deshacer a nuestro antojo. Deberían de ser los monos los que se ofendieran por tal comparación.

Mientras tanto, Mamá Tierra sigue con su plan. Aceptemos a las personas que tienen tantas limitaciones mentales como lo hace El Universo quien es el que verdaderamente teje el plan. Luchemos contra la ignorancia y la hipocresía. Hagámoslo con amor para que las generaciones venideras tengan más respeto porque, recuerda, nadie nace racista, ni religioso, ni homófobo y está en cada uno de nosotros que los que vienen lo hagan mejor.

Al final, tantos años de supremacía en la cadena alimenticia y en la capacidad que tenemos para pensar no nos ha hecho tan superiores como nos pensamos y seguimos haciendo las cosas muy mal. Esta persona que ataca a mi amiga es sólo un pequeño ejemplo de la involución en la que vivimos. Como dice un amigo mío: “—Y entonces el mono degeneró en humano.”

Visto lo visto, prefiero ser un mono a un deshecho humano pensante que se siente superior precisamente por su vacío intelectual y cognitivo. Sólo tienes que carecer de algo para enorgullecerte de ello. Y quiero que mi amiga también se sienta un mono. Y se sienta orgullosa (como sé que lo está) por ser negra, por luchar y crecer cada día contra estas injusticias. Sí, para mí tú y los que hacéis este mundo mejor sois unos monos, pero de los de verdad. Luchadores con grandes valores. Personas de las que se aprende. A las que da gusto seguir y leer. Personas que buscan la armonía. Personas que respetan la vida, la naturaleza y las culturas que luchan contra esa involución en la que está degenerando el ser humano. Esos sois vosotros, mis amigos los monos.

Deja un comentario

Último de Reflexiones

No comas más

Llevaba un tiempo queriendo escribir un poco sobre el hecho de ser

Breve carta de amor

Me gustaría que pudieras leer esta carta y sonrieras… Decirte en persona
Go to Top
A %d blogueros les gusta esto: