Reptiles y yoguis chachi pirulis

in Don Sarcasmo por

Deja que te cuente que hoy escuché la canción de Estopa que dice “atrapado en mi mundo, mágico, trágico que siempre confundo que hay mucho tráfico…” y, la verdad, me trajo muchos recuerdos (aunque ahora no viene a cuento contarlos).

Es curioso que me quedé con esa primera frase y el “atrape” en el que los seres humanos vivimos. El poder de la mente y sus cosas, la fuerza que ésta puede llegar a tener para hacerte un infeliz de la vida o lo más alegre de este mundo que hasta llegas a incomodar y dar asco al resto de la humanidad. Porque eso es así, a muchas personas no les gusta que estés muy feliz, o, sencillamente feliz sin el “muy”. Cuando ven que estás infinitamente feliz se cuestionan si de verdad lo estás o te lo haces y, además, te tildan de falso (porque en realidad nunca se estaban preguntado si de verdad estabas tan feliz, sencillamente asumían que no).

Una persona que está atrapada no ve más allá de su mundo jodido, lleno de penurias y negatividad. ¡Y será que hoy en día no lo tienes fácil para creerte invenciblemente feliz! Te puedes apuntar a clases de yoga (estiramientos de toda la vida), leer memes súper motivacionales y compartirlos por tus redes sociales (de cosas que en realidad nunca haces o harás), meditar (la siesta española de siempre, pero sin dormirte), comprar y leer un libro de autoayuda (porque de verdad necesitas ayuda) y un sinfín de actividades.

Te lo estoy diciendo, con un poco de esfuerzo puedes ser otra persona. Imagínalo por un segundo, poder romper con esa rutina, controlar tus emociones, enfrentar tus miedos… ¡Adiós a las excusas!

Pinta bien ¿No?

Tu yo reptiliano hace que hables con tu lengua bífida expulsando veneno de tu boca (igual que lo hago yo en mi blog con este sarcasmo asqueroso). No te preocupes, es lo más natural del mundo y lleva su tiempo desprenderte de esa lengua escupidora de veneno.

Además, tampoco estaría bien que te pasaras, así sin más, al otro extremo del yogui chachi piruli y la meditación to the power donde parece que estos hábitos se vuelven contraproducentes a la larga (o a la corta) según cuenta ese artículo que pulula por Internet titulado “un estudio defiende que el yoga y la meditación inflan el ego en vez de reducirlo”.

jajaja ¡Dios, amo internet!

Así para simplificar, es como si dijéramos que beber una copa de vino al día sienta bien y es bueno para tu salud, pero, como entra que da gusto, me bebo unas cuantas copas, me pongo ciego y me vuelvo directamente un imbécil. Satanás practica yoga en sus ratos libres, no te digo más.

Estoy tan confundido que no sé si me gustan más los atrapados de mente obtusa o los yogui chachi pirulis de mente egoísta.

¿Sabes qué? No me hagas caso… Siempre va a haber alguien que no estará contento con lo que hagas así que no pierdas el tiempo en contentar a los demás y haz lo que te venga en gana.

Aiiiss… maldita sociedad narcisista. Nunca encontramos el equilibrio entre arrastrarnos por el suelo a modo de serpiente o pensarnos que flotamos en el aire con alas angelicales saliendo de nuestra espalda que nos hacen levitar para mirar al resto por encima del hombro.

Con lo bien que estábamos en las cavernas.

===========

¡No seas reptil y dale a compartir!

Deja un comentario

Último de Don Sarcasmo

Hasta las cejas

Deja que te cuente que estoy hasta las cejas y no me
Go to Top
A %d blogueros les gusta esto: