Tag archive

resignación

Las Fallas, el fútbol y los mansos.

in Don Sarcasmo por

Deja que te cuente, aprovechando que estamos en Fallas, lo que pasaría si un día alguien decidiera poner fin a esta emblemática fiesta valenciana o a cualquier otra fiesta de este calibre que se celebra en territorio español… te lo resumo: SERÍA EL FIN DEL MUNDO.

Sí, porque imagínate que alguien nos viniera a decirnos, en nuestro caso, a los valencianos, que —Este año no hay Fallas— O que no hay Feria de Abril, San Fermines, etc, etc. Vamos, a ti te da algo y a mí también.

Saldríamos a la calle a protestar, quemaríamos contenedores, con más lógica si somos valencianos ¡Amunt! Reivindicaríamos lo nuestro con pancartas diciendo —“Es una tradició i un sentiment” sintiéndonos más valencianos que nunca. Aunque en nuestro día a día no hablemos ni una sola palabra te nuestro dialecto favorito o no nos quejemos por no tener un canal de televisión como Dios manda en valenciano o aunque hayamos ido a la escuela en línea en castellano repudiando la línea en valenciano (no es mi caso) el hecho de que te quiten las Fallas sería tan traumático que hasta defenderíamos nuestra lengua autóctona para protestar sobre algo que consideramos vital tener. Seguir Leyendo

Aceptando que a veces no acepto

in Reflexiones por

Deja que te cuente un momento de resignación que viví hace unos meses mientras paseaba montado en mi bicicleta por la playa de Santa Mónica.

Era el típico día soleado e idílico que a los Beach Boys nos gusta. A pesar de ser febrero la temperatura era excelente con sus, seguramente, 27 graditos acompañados de una brisa suave. Muchos turistas paseando, más gente con sus bicis y monopatines, deportistas que corren y se ejercitan… ya sabes, el paseo de la playa de Santa Mónica que si no lo has visto nunca o visitado te recomiendo que lo hagas.

Y allí estaba yo, el españolito de turno, feliz en su burbuja pedaleando a paso de dominguero disfrutando de una buena lista de canciones que escuchaba por los auriculares y, posiblemente, pensando en las musarañas.

Momento de relajación y placer que esperas que se prolongue lo máximo posible hasta que, claro, llega un imbécil que se encarga de que este amor platónico por los días con Sol se rompa. Porque imbéciles hay en todas partes y aparecen cuando menos lo esperas y nadie está exento de ellos, incluso si tú eres el imbécil. Seguir Leyendo

Go to Top