Viva las gordas

in Reflexiones por

¿Os habéis parado a pensar alguna vez la cantidad de críticas continuadas que sufren las personas con sobrepeso? ¿El maltrato infinito por el que pasan y la humillación sin límites a las que les sometemos?

No voy a ser hipócrita para deciros que nunca me he burlado de un gordo o que nunca he rechazado a una chica porque me pareciese gorda. Todos hemos sido niños alguna vez niños o gilipoyas y nos hemos burlado del que tenemos al lado. También estoy seguro que se habrán burlado de mí o me habrán rechazado, muchas más veces de las que me creo, por haber sido bajito, feo o lo que sea.

Pero hoy estoy en uno de esos días que me paro a pensar y digo ¡Viva las gordas, sois las mejores! Porque si ya es difícil ser mujer lo es más si estás gorda.

attractive-anda-fat-01-1

¿Qué pasa si estás gorda? ¡NADA!

gorda midiendo

Sé que me dirás que estar gordo es una putada y malo para la salud. Y, lo respaldo si es en exceso. A tu cuerpo hay que tratarlo con cariño y cuidarlo para evitar todos esos problemas que ya conocéis. Mi voto siempre será para aquello de que hay que comer bien, de forma equilibrada y sana, hay que hacer deporte, evitar llevar una vida con estrés, descansar bien y también disfrutar de los placeres de la vida como comer.

¿Qué derecho tenemos para marginar a una persona que está gorda de la forma en la que lo estamos haciendo hoy día? Rechazo a la hora de ligar, a la hora de encontrar un trabajo, a la hora de tener una amistad… ¿Acaso no es peor ese que fuma como un carretero matándose lentamente? Por no mencionar lo que me jode que me tiren el humo a la cara. ¿Acaso no es más triste ser un borracho de fin de semana y beberse mil copas para intentar ligar con la flaca de turno?

Ya de entrada me parece que hacemos mal asociando la palabra gorda con algo negativo como si, por el hecho de estar gorda, fueras un bicho raro, un ser de otro planeta o alguien a la que se le prohíbe amar y ser amada. Déjame que te llame gorda de un modo cariñoso pero sobre todo con naturalidad. Eres hermosa igualmente y seguro que tienes muchos encantos que los flacos no podemos ver ni sentir o entender. Los flacos pensarán que a ti te sobran unos kilos pero es muy posible que a nosotros nos falte de manera proporcional lo mismo que a ti te sobra en cuanto a inteligencia y respeto se refiere.

gorda renacentista

Con las mierdas de sociedades que estamos creando resulta que todos estamos gordos y que cada vez creamos más imbéciles. Los cánones de belleza son absolutamente ridículos, extremos y variables. Nos venden que hay que estar como un saco de huesos y al mismo tiempo nos sobrealimentan con comida basura, cancerígena y tratada de forma química muy antinatural. Lo malo es que estamos todos intoxicados por la misma información y mierda que nos llega por todas partes. Es difícil salir de ahí.

gorda anorexia

E insisto, tienes que cuidarte (también mental y espiritualmente) para tener una vida sana pero no dejes que el resto de personas utilicen tus kilos de más para hacerte daño, seguramente más daño del que sufras a nivel físico.

Me da mucha tristeza ver mujeres, a las que les puedes contar las costillas sin ningún tipo de problema, haciendo esfuerzos sobrehumanos para adelgazar porque se sienten gordas y no paran de repetirse en su mente “estoy gorda, estoy gorda, estoy gorda… me sobran 3 kilos…”

¿Estamos locos o qué?

Pero también me da mucha tristeza que no podamos ver a las personas por lo que realmente son, olvidándonos de si están gordas, flacas, bajas o si son de una raza u otra. Me gustaría poder pensar que el amor es mucho más que esa atracción física. Al menos creo que algún día el físico me parecerá algo mucho más efímero de lo que me lo parece ahora. De hecho, cada día me importa menos. Pero sigo estando condicionado por mis preferencias físicas.

gorda chico

Más de una vez he visto a la típica tía delgada, con sus curvas pero carente de tetas que ha recurrido al quirófano para implantarse dos senos enormes, muchas veces, desproporcionados para su cuerpo. Ahí está ella, dando lecciones de vida, de ligar, con su blog de moda o de cómo comer de forma saludable. Renunciando a juntarse con “gordas” porque no le parece “cool”. Todo un clásico, una tía que está buena sólo puede ir con tías que están buenas. Te hablan de las cosas para mantener la línea, suben fotos en sus redes sociales de ensaladas bajas en calorías o de lo “sano” que es comer durante todo el día sólo una manzana… Eso sí… ¡A las dos tetas de plástico no renuncia eh! Eso le parece lo más normal y natural del mundo.

silicona

Porque, claro, ese tipo de mujer está delgada y eso hay que amortizarlo. El fin de semana hay que salir para que el esfuerzo de horas y horas en el gimnasio o el sacrificio por pasar hambre se vean reflejados de alguna manera. Perfiles sociales llenos de “selfies” sacando morritos, presumiendo de escotes artificiales y de mallas bien ajustadas a la cintura, así está la cosa. Éstas, son las típicas tías que muchas veces ni te miran a la cara cuando te acercas a decirles algo porque se creen perfectas y maravillosas. Una simple operación de pecho les cambia la vida. Claro, se olvidan de todas las inseguridades que llevan dentro que son más grandes que sus implantes, de todas las veces que renuncian a tomarse un helado aunque se mueran de ganas y de lo infelices que son realmente.

Y, créeme, no juzgo que una mujer se “ponga tetas”, me parece fenomenal, eres libre de hacerlo y, sinceramente, me gustan las tetas. Pero no te vuelvas una gilipoyas porque conozco algunas mujeres que se han operado y siguen siendo encantadoras.

Tías gilipoyas que luego se quejan de que no les miran a los ojos cuando les hablan y todas esas mierdas. Que sí, que me gustan las tetas, no lo puedo decir ya más claro. Pero a veces preferiría no fijarme tanto en ellas porque eso es precisamente a lo que me refería con “estar condicionado por mis preferencias físicas”.

Otra cosa que me repatea mucho es la facilidad con la que juzgamos y decidimos que alguien está gordo o no. Parece que todos somos médicos o nutricionistas que entendemos perfectamente del nivel de grasa que cada persona tiene que tener en su cuerpo. He estado en más de una fiesta en la que estoy seguro que más de uno de mis amigos se hubiera enrollado con alguna tía y no lo ha hecho porque siempre saltaba uno que decía “No te irás a enrollar con esa gorda ¿No?” Y piensas “Ni que tú fueras una maravilla de la naturaleza”. Porque, entre amigos, si te enrollas con una gorda entonces estás poniendo una mancha negra en tu currículum y, da igual que tú seas más feo que una mierda pinchada en un palo, te sigue pareciendo que lo malo es enrollarse con una gorda y no tu actitud egocéntrica. ¡Menuda imbecilidad y menudo imbécil eres!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Eres libre de enrollarte con quien quieras. Me he liado con más de una, de esas que llamamos gorda, y es que hasta parece que lo tenga que ocultar, eso es un poco lo que hice en su momento. Pues, mira, ya no voy a decir que son manchas en mi currículum y prefiero colgarme una medalla por ello. Lo hice porque quise, nadie me obligó y lo que fui es ser un hipócrita terminal por pensar que yo merecía más la pena que esa mujer y, puestos a pensar, quién sabe, quizás para esas “gordas” yo era un callo (que alguien me explique por qué en el diccionario de la RAE una de las definiciones que trae es “mujer muy fea” ¿No vale para los hombres?) o un escombro de tío.

rae

Si tus preferencias físicas están en un determinado peso, entonces no te enrolles con personas que no te gusten o que no estén dentro de tus cánones pero, si lo haces, no te creas especial o mejor que la otra persona porque entonces serás especialmente idiota.

Y como he sido especialmente idiota mucho tiempo (lamentablemente sigo siéndolo aunque espero mejorar) desde hace unos cuantos años decidí que tenía que cambiar mis opiniones sobre los demás. Tengo que aprender a respetar más, a querer a las personas por lo que realmente son y por lo que me aportan. A ver la belleza en todas sus variantes y no sentirme mejor que nadie.

aprender

He hecho cantidad de estupideces por tías que presuntamente estaban más buenas. He gastado el dinero o, mejor dicho, he tirado el dinero, con tías que ni siquiera merecían la pena por el simple hecho de que fueran guapas. Me he enamorado, de mentiras porque era un amor demasiado podrido, con tías que no me aportaban un carajo y, lo que es peor, he renunciado a compartir cosas especiales y de verdad con chicas porque estaban gordas.

Supongo que… nunca es tarde para aprender y dejarnos ya de tanta mierda comercial y de tanto lavado cerebral. Pero tú, si estás gorda, no te dejes influenciar por todo esta gran montaña de mierda y de mentiras que nos invaden cada día porque el problema es de los que pensamos así y no tuyo. Y, es que, por ser gorda no te tienes que sentir menos guapa o peor persona. No eres menos princesa de lo que pueda ser esa chica delgada de las revistas. No dejes que te hagan ser una mujer insegura. No permitas que te traten mal o te marginen. Porque nadie tiene el derecho de hacerlo. Y el que lo hace es un auténtico imbécil.

beautiful

2 Comments

  1. Y no será amigo mío, esa repentina empatia hacia las gordas, una introducción para anunciar tu noviazgo con alguna asegurandote de esta manera que nadie se burle? Lol es broma Pablo.
    Estoy completamente de acuerdo contigo y no puedo estar más orgullosa de ti. Lo único, es que yo creo que hay dos tipos de rechazo hacia los gordos: el sexual y el social y lo peor es que están bastante justuficados aunque no fuera justo. El sexual cumple una función primitiva que permite hacer una selección de la mejor genética y estado de salud ( lo bello es indicador de buena salud) para asegurar una buena descendencia.
    Y el social que embarca todo el tema de trabajo, amistad, o en definitiva cualquier relación social. Y aquí también el físico es indicador de rasgos de personalidad. Las personas gordas dan la sensación de ser lentos, poco dinámicos, transmiten también todo el rechazo social que sufren con timidez, falta de autoestima, falta de iniciativas… Y eso hace que en general no quisieramos un empleado gordo ni un amigo gordo

Deja un comentario

Último de Reflexiones

No comas más

Llevaba un tiempo queriendo escribir un poco sobre el hecho de ser

Mis amigos los monos

Qué lejos quedan aquellos tiempos en los que los humanos eran animales
Go to Top
A %d blogueros les gusta esto: